El Gran Acuífero Maya

cauifero-maya

La península de Yucatán guarda en sus entrañas auténticas joyas arqueológicas, y algunas, debido a su amplia extensión, no han podido ser exploradas en su totalidad.

Una de ellas es el Gran Acuífero Maya, una red de cavernas y ríos subterráneos que se extiende a lo largo de miles de kilómetros abarcando territorio de los estados de Quintana Roo, Yucatán, Tabasco y Chiapas; una de sus cuevas inundadas, Sac Actún, es la más grande del mundo, con 379 km de largo.

En sus profundidades se han encontrado importantes vestigios de la ancestral cultura maya, de animales ya extintos y restos humanos que datan de hace millones de años, lo que ha llevado al Gran Acuífero Maya a ser considerado como el sitio arqueológico sumergido más grande del mundo.

Los trabajos de exploración de este sistema acuático requieren de un equipo muy voluminoso, lo que, de acuerdo con los especialistas, ha representado dificultades e incluso peligro debido a lo estrecho de algunos de sus canales y la fragilidad de sus paredes.

Es muy importante conservar sitios como este, ya que, además de brindar pistas significativas de nuestro pasado, hay ecosistemas y poblaciones humanas que se benefician de ellos.